AGRADECIMIENTOS

                                         Decíamos , en el capítulo Turón. Crónica de medio siglo (1930-1980), que indicaríamos el motivo por el que  reflejábamos un  poema que nos había dedicado Manuel Noval y, una vez leído ha llegado el momento de dar una explicación. A lo largo de estos últimos tiempos ha sido una realidad las numerosas personas que  nos han testimoniado  su gratitud por la publicación de esta humilde obra  sobre el valle de Turón.  Y decimos humilde porque así lo sentimos. Estos libros no son más que un estudio modesto, nada profesional, que no sigue ninguna metodología, en cuya confección solo hay, eso sí, grandes dosis de entusiasmo y entrega. Sin embargo, esa pequeña vanidad que todos llevamos dentro nos ha inclinado a publicar esos versos que Noval nos ha dedicado y queremos que sirvan, únicamente, como representación de las incontables muestras de beneplácito que , como dijimos más atrás, hemos recibido de la población turonesa. Lo que podemos asegurar es que  ese empeño, se ha traducido en una aplicación de muchos miles de horas de nuestra vida en  las cuales hemos experimentado  un auténtico placer.

                                                      Este blog está repleto, no solo de historias, de imágenes y de nostalgias, sino también de agradecimientos hacia todos aquellos que han colaborado para que nuestro proyecto llegara a buen término. Recíprocamente, nosotros, nunca hemos tenido ningún  inconveniente en escribir  los nombres de todos aquellos que , a lo largo de más de treinta años se han ofrecido a facilitarnos datos o fotografías para que los libros que hemos publicado sobre el Valle se parecieran más a la idea que teníamos preconcebida, lo cual no deja de ser un importante detalle que no puede pasarse por alto, que no puede obviarse, que no puede oscurecerse Y, al menos, es una obligación moral por mi parte el reflejar su nombre como sencilla muestra de agradecimiento. Pero no siempre ocurre lo mismo en estos casos pues nos vienen ahora a la memoria algunas anécdotas en uno y otro sentido  que lo corroboran.  Hace algunos años. a propósito de una publicación relacionada con el municipio, nos decía un amigo que, casualmente, le había proporcionado una importantísima documentación al autor y, al final, no le había citado en ningún sitio. Ni a él ni a nadie: “Es como si ese libro fuera la Biblia,  no tiene bibliografía, es decir, teóricamente, como si no no hubiera recibido ayuda de  nadie”. Se expresaba irónicamente en tales términos pero en el fondo estaba dolido por aquella actitud cicatera del autor. En realidad, un estudio de esas características siempre es fruto del esfuerzo de muchos y hay que saber reconocerlo; no es como una novela que sale exclusivamente de la imaginación del autor. También existe el caso de otros, y aquí si  que hay una relación con nuestra obra,  que, desde hace algún tiempo, sin ningún tipo de prejuicios, se lanzan alegremente a escribir la historia del valle de Turón. Más bien diríamos a reescribirla. Son aquellos que nos copian datos, que nos  roban ideas pero no tienen la dignidad de citar las fuentes consultadas. Bueno, allá ellos con su conciencia.

                                   A continuación, vamos a relacionar todos esos nombres.  Algunos aparecerán repetidos por haber colaborado en varios de nuestros libros, pero lo que debemos de tener claro es que no falta ninguna persona aunque solo nos haya proporcionado una fotografía en su momento. Y en cada caso se hace constar, indistintamente, sin seguir un criterio fijo,  el lugar donde nació, donde vivió alguna vez o donde vive actualmente. Lo que no se podrán reflejar, evidentemente, serán todas esas  vecindades simultáneamente,  Al respecto, vamos a contar la siguiente anécdota:el pregonero de las fiestas patronales de 2017, Luis Alberto Fernández, dijo públicamente, aunque en tono cariñoso, que “Lito”, el autor de los libros de Turón, se había equivocado al considerarlo como nacido en Torrelavega. Más adelante, al contactar con nuestro prestigioso barítono internacional para “desfacer ese entuerto”, le hicimos ver que en la página 121 de nuestro libro “Turón. El fin de una época” constaba como nacido en Vistalegre, fruto de la entrevista que le habíamos realizado  15 años atrás. El bueno de Luis Alberto reconoció que le habían informado pésimamente y nos pidió disculpas. Como esto ya ha quedado  convenientemente aclarado, vamos a  terminar diciendo que somos conscientes de  no ser infalibles pero tampoco es justo que nos asignen errores que no hemos cometido. 

 

 

Colaboradores en “Turón. El fin de una época”

Indi Lº IV 3

indice lº IV 1
Turón. El fin de una época

 

indi Lº IV 2

 

Colaboradores en “Memoria gráfica del Turón industrial (Tomo II) “

 

Indi Lº VII 3.jpg

Indic Lº VII 1

Indic Lº VII 2